La criomolienda

16/01/2010 por Erika

0 comentarios 1,407
visitas

Este procedimiento, utilizado desde hace bastantes años pero que aún conserva su gran interés, consiste en pulverizar la parte activa de la planta seca, previa congelación a -196º en nitrógeno líquido. Así se obtiene un polvo homogéneo que permite conseguir una actividad óptima y constante: el polvo criomolido.

¿Por qué se utiliza el frío? Simplemente porque los estudios han demostrado que la molienda clásica, produce un aumento de temperatura que deteriora las vitaminas, enzimas, sustancias volátiles y numerosos principios activos. Sin embargo, esto no sucede con la criomolienda.

Uno de los indicativos más importantes de los productos elaborados a base de plantas medicinales es la cantidad de principios activos que contienen, como garantía de su eficacia y calidad. Desconfía de aquellos productos que no detallan este contenido, es fundamental para la eficacia del producto.

La fina granulometría del polvo criomolido permite una mayor liberación de las sustancias activas proporcionando un efecto rápido y duradero. En definitiva, polvo criomolido es sinónimo de biodisponibilidad total, es decir, una mayor asimilación por parte del organismo.


 


Arkocapsulas